Puertas en un día gris



Abiertas, cerradas, entornadas. Para amar, para aprender, para producir, para comunicarse. Como en la vida no en todas alguien responde a nuestro llamado. Son puertas... Poder cruzarlas a veces depende de nosotros y a veces de los otros. Puertas de Concepción en un día gris.

2 comentarios:

Concentrado dijo...

muy buena idea. las puertas, con todo lo que tienen para mostrar o esconder, permanecen cerradas en esos días grises que nada dejan hacer.

Marie//---> dijo...

Gracias por pasar por mi blog...recién me entero de la existencia de éste...muy buenos posteos! me gustaron mucho :)

Coincido con el comentario de "concentrado" en eso de muy buena idea. La verdad que uno muchas veces tiene tantas cosas al alcance que no se detiene a mirarlas en profundidad, como en este caso, una puerta puede decir mucho. Y es verdad, en la vida se nos viven abriendo y cerrando puertas. Solemos ver "los cierres" como algo malo; pero después de todo son nuevos caminos que se abren para mostrarnos que no debemos quedarnos cruzados de brazos conformándonos con la monotonía.
Que esos sobresaltos ayuden para aprender a mirar a los lados.
Saludos y adelante con los proyectos.

Te sigo leyendo...