La historia se repite



Como si fuera una película alquilada, que retrocedemos y vemos hasta el hartazgo, la historia se repite. Con protagonistas y con reclamos diferentes, pero con los mismos actores de reparto.
- ¡¡¡Tres, dos, uno, acción!!!
Desde el 11 de marzo hasta el 17 de julio, la realidad argentina fue una sola: el conflicto que se había desatado entre el sector agropecuario y el gobierno nacional, provincial y municipal. La madrugada de aquel 17, cuando cobos emitió su voto no positivo el sector productivo agroganadero argentino se alzaba con los laureles de una victoria, que fue festejada como un partido de fútbol que se define en tiempo de descuento y jugando de visitante. El gobierno, en todos sus niveles, quedó en silencio después de este duro revés. Ahora bien, desde el 17 de julio hasta el viernes 3 de octubre nuevamente la realidad (impuesta por las grandes empresas periodísticas ¿nacionales?, sobre todo la TV) mostró otras aristas. Acompáñeme y repasemos algunas: el triple crimen que destapó el tráfico de efedrina; la inseguridad de los choferes de los colectivos de línea en la Capital Federal; los juicios de cromañon y el padre Grassi; los carriles exclusivos; las tribus urbanas; Sofía, la nena que desapareció en Río Grande; la crisis económica mundial; etc., etc., etc. El 3 de octubre todas las miradas periodísticas se posaron en el kilómetro 53 de la ruta 14. Allí el torito Alfredo De Angeli, principal voz de la protesta agropecuaria, anunció un nuevo paro granario hasta la hora 0 del miércoles 8 de octubre. Esta medida por supuesto fue tomada por la mesa de enlace.
Con este nuevo paro agropecuario, agravado por la sequía en esta región de la República Argentina, muchos auguraban que la historia se repetiría. Pero nada de eso pasó. Los medios le dieron su tiempo al reclamo rural, pero siguieron atentos a otras cuestiones. Si, sorpresa. Lo que no sorprendió fue la actitud adoptada por los representantes del gobierno. Cristina siguió abocada a su agenda de inauguraciones y visitas protocolares, más allá de haber arrojado alguna frase sobre este conflicto. Por su parte el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, se fue de viaje con su familia a Grecia para festejar sus 50 años, junto a su hijo futbolista que milita en un club griego. Si hasta se duda de su presencia en la jura de la nueva constitución, pero esto es arena de otro costal. En realidad del que más se esperaba era del secretario de agricultura, ganadería y pesca de la nación, Carlos Cheppi, quien asumió el cargo luego finalizada la primera etapa del conflicto. Pero éste también fue indiferente con los productores apostados nuevamente a la vera de las rutas nacionales, aunque menos que otros sectores del gobierno. Los ruralistas advierten con medidas más duras de protestas, ante la indiferencia del gobierno y porque no también de los medios de comunicación y de muchos sectores de la sociedad argentina que en la primera etapa, justificaron los cortes y hasta se animaron a salir a la calle a golpear sus cacerolas.
Ahora vuelvo con la idea de que la historia se repite como en esa película que… bueno y todo eso.
Tal vez algún memorioso lector quizás recuerde lo que sucedió con el reclamo ambiental de Gualeguaychú por la instalación de Botnia en Fray Bentos. Esta película también ocupó el primer lugar en la cartelera de la realidad argentina en su momento. El apoyo de muchos sectores de la sociedad y todos los medios de comunicación aglomerados en el corte de ruta de arroyo verde. Vaya coincidencia, la postura de los gobiernos (nacional y provincial) fue la misma que ahora: indiferencia, más allá de algún intento superficial de mejorar la situación. La postura de la secretaria de medio ambiente y desarrollo sustentable de la nación, Romina Picolotti, fue la de esperar órdenes de sus superiores. Se debe haber sentado la muchacha, pues nunca le llegaron.
Dos películas de distintos géneros, o mejor dicho del mismo (por esto de que todo tiene que ver con todo), que parecen tener el mismo final. Indiferencia de quien tiene el deber de tomar las medidas correspondientes, los gobernantes y sus funcionarios. Olvido por parte de muchas personas que acompañaron el reclamo en un principio, pero que luego se fueron quedando sin ganas de reclamar. Pero sobre todo y creo yo lo más importante, otra vez la notoria falta de una política seria y planificada para un país que la necesita urgente.
Si la película no le gustó deje su comentario y vaya urgente a alquilar otra. Pero no se olvide que el género no importa, la historia siempre se repite.
-¡¡¡Corten!!!

1 comentarios:

Leia dijo...

Los mass medias tienen el poder y como ya no da $$ el campo vs Kristina, arman otra historia. es como cuando hay mundiales u olimpiadas, quien se acuerda que carajo pasa en el país, y depues que paso un mes te enteras que la patagonia argentina ya no es tan argentina.. siempre lo mismo! y el pueblo se caga de hambre! y en nuestra provincia con este invento de la reforma constitucinal o lo que sea que pasa, cuanta plata se robaron, solo piensan en ellos y los demas que se mueran de hambre, pero como yo soy pobre o de clase media baja porque la clase media desaparecio, esto de las crisis y demas cuestiones causadas por los políticos... ni se sienten, es mas compro mas carne y coca cola!!